EL BIEN, EL MAL, Y LA JUSTICIA

Después de Semana Santa, creo que es buen momento para hablar de lo que está bien, de lo que está mal, y de la justicia. Empecemos por esto último. A mi parecer, o a mi corto entender, existen dos tipos de justicia que no siempre coinciden: la legal y la universal. La legal, como es normal, se refiere a la que se imparte por medio de las leyes. En este proceso intervienen diversos actores, como son fiscales, abogados y jueces, en la parte de estrado para un juicio, y los presuntos inocentes o culpables sujetos al proceso judicial. La ley, que debe ser un poder independiente, es dictada por el poder legislativo y, para colmo, está sujeta a interpretaciones. Así que si uno obra bien, no siempre se imparte justicia, al igual que si uno obra mal. La justicia universal es la que nos parece que viene dada por cosas tan imprecisas como el karma, los automatismos de la naturaleza, o el propio tiempo, juez supremo al parecer que da cada cual lo que se merece en función de sus actos en este mundo, o tal vez de cara al otro –eso es justicia divina, y no voy a entrar en ello–. Así que, con estas dos premisas relacionadas con la justicia, si alguien te hace daño, o es malo contigo, debería ser juzgado de una u otra modalidad de justicia, y tal vez, solo tal vez, se le imparta el castigo justo requerido en función de la intensidad de la maldad inferida sobre tu persona. Ejemplo, verbigracia: Si eres amenazado, insultado y maltratado psicológicamente por alguien, pongamos un compañero de trabajo, alguna de las justicias existentes daría su merecido al acosador, maltratador o como quiera llamársele. Si el asunto es un tema laboral, a dicho sujeto la dirección debería impartirle un castigo como abrirle un expediente, y en último término, echarlo si la cosa ha sido suficientemente grave… No al revés. Sería injusto para el ofendido, maltratado e insultado y amenazado. Si esto no sucede así, en el ámbito legal las cosas pueden pactarse. Sería algo así como recibir una compensación por el daño infringido, reconocido por la dirección, y que ambas partes deciden llevar a cabo para no lastimarse mutuamente en demasía. Llegados a este punto de injusticia legal, pero pactada para evitar males mayores –sobre todo para la empresa–, nos queda solamente la justicia universal, que teóricamente dará al susodicho el merecido castigo por el mal infringido. Esto puede tardar décadas, eones, y algunas vidas, si se cree en la reencarnación claro está. Así que, en mi caso, deberé esperar a ver si la madre naturaleza de todas las cosas que están bien y mal se decide a tomar partido por el ofendido y así castigar al infractor. Puede que no lo vean estos ojos… lo que está claro es que yo no deseo mal a nadie, pero si pido justicia. A lo mejor, me ha pasado esto por algún mal infringido por mi, y este ha sido mi castigo. Es otra forma de verlo. La falta de conciencia cuando se hace daño a alguien no exime de la culpa que uno merece por ello. La conclusión a la que se puede llegar si las cosas no salen como uno quiere, o como uno cree que deben ser, es que en el fondo no existe la justicia, ni legal ni universal… solo la divina. Y si uno es agnóstico o casi ateo, entonces es que no hay justicia en el mundo, que hacer las cosas bien no te garantiza un karma positivo, y que lo único que te queda es la conciencia de saber que, en el fondo, algo no está bien cuando un miserable se sale con la suya, con la aquiescencia del resto de miserables del mundo, y la mirada acusadora, pero cabizbaja del resto del mundo. Llegados a este punto, a uno le gustaría ser creyente de algún Dios misericordioso y a la vez implacable para dar a cada uno lo que se merece, aunque tengas que esperar a la otra vida para recibir tu recompensa. Una lástima…porque la mayoría de los miserables profesan alguna religión…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s