#NOTINCPOR, ni por Barcelona ni por Catalunya

15030563789445Barcelona ha sido, es y seguirá siendo una ciudad abierta al mundo. Como toda gran ciudad occidental, clásica y a la vez moderna y de proyección de futuro, afronta un sinfín de problemas en su día a día y en su planificación para el porvenir, siempre mirando al mar y al cielo, como emblema de una nación y un Estado que a veces muestran ciertas diferencias de concepto y de política respecto de sus ciudadanos, pero que siempre avanza hacia adelante. Ello, todo ello, la convierte en objetivo de los desalmados, de los que no tienen patria si no religión. De los que pasan por encima de la lógica y anteponen sus creencias a la razón. De los que huyen de la convivencia para someter a la mayoría a través de la fe ciega e irracional. De los oportunistas de todo credo y condición, que ven el símbolo del dólar en todo lo que rodea a una ciudad como esta, rica y próspera tanto moral como económicamente. El fanatismo es una lacra, venga de donde venga. En EE.UU. un fanatismo blanco, con capucha y tres Ks se está irguiendo otra vez con cruces ardiendo a la sombra de un flequillo rubio y amarillo, algo aterrador y miserable que nos parece lejano. Pero en Europa la frontera del islamismo radical, y la de los refugiados por la atroz guerra de Siria y Nigeria se está difuminando, dando alas a los socios de los supremacistas europeos, los ultranacionalistas de todo tipo que proliferan en la vieja Europa, esperando oportunidades como esta para crecer como hongos y pudrir los troncos de la democracia, emponzoñando con afanes de falsa venganza los corazones de los estupefactos, atemorizados y apenados ciudadanos europeos. Nos queda mucha guerra por delante, muchas batallas perdidas de antemano… una guerra sin enemigos visibles, con la sospecha por compañera, socavando nuestra confianza en la bondad innata del ser humano con atrocidades como las ocurridas ayer en Barcelona y Cambrils. Las raíces de toda esta rabia y odio se condensan en un racimo de acontecimientos que siempre es obviado en aras de la paz y la convivencia. Son actos provocados por un odio exacerbado, basado en una interpretación literal de una religión que, como todas, se adapta a cada cual según se explica y por quién la expande. Ante esto, la sociedad se encuentra ante un dilema casi irresoluble: mantenerse firme en la creencia de que, a pesar de estas barbaries, debemos seguir confiando en calidad moral de la mayoría de musulmanes residentes en nuestras ciudades y procedentes de zonas de conflicto o de estados islamistas; o ceder ciertas libertades individuales y sociales en aras de la seguridad, concediendo mayores poderes a las autoridades para controlar a todos los ciudadanos considerados como posibles sospechosos de incitar a la violencia. Nos han puesto en este brete otras veces. Y muchas más nos han engañado, justificando masacres con informaciones como “las armas de destrucción masiva” que se encontraban en los arsenales de Saddam Hussein. ¿Qué hacer? Sinceramente, no lo sé. Creo que, en conciencia, debemos desterrar el miedo, apoyar a todas las víctimas inocentes, y confiar en que, a pesar de todo, la sociedad –y no sus representantes– darán la medida moral que corresponde en estos casos. Confiemos en nosotros, seamos prudentes, no nos dejemos arrastrar por fanáticos ni informaciones sesgadas. Hagamos valer nuestra desconfianza natural en los gobernantes para que estén a la altura de las circunstancias, huyamos del sensacionalismo de los medios de comunicación, que en verdad, solo venden  y no informan. En mi humilde opinión, la nobleza y el carácter pueden hacer grandes cosas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: