JUEGO SUCIO

Si después de la humillación sufrida el 1-O por el gobierno español y las fuerzas de seguridad desplegadas para controlar e impedir las votaciones, nos pensábamos que no íbamos a sufrir las consecuencias más despiadadas e inverosímiles, es que no conocemos al enemigo. La humillación consistió, por parte de Catalunya, en llevar a cabo aquello que el resto del país se empeñó en decir que no podía pasar. Se votó, se escrutó y se decidió por una nueva forma de gobierno alejada del PP y sus partidos satélites, por una república de personas en lugar de un reino de súbditos, por un cambio real en definitiva. La ilusión y la fuerza de los catalanes ha ofendido a muchos, pero también ha admirado a otros tantos. Algunos lo están pagando con la cárcel, desnudando una justicia legal pero injusta. Otros lo están pagando con continuos ataques a su persona, con burlas y desprecios, con oprobio e ignominia. Ha habido deserciones, claro está, pero también se han ganado muchos seguidores. El aparato logístico para desactivar todas las actuaciones con origen y derivadas del 1-O es formidable. Y tiene adeptos “inesperados”. Partidos otrora defensores de la izquierda, ahora son constitucionalistas acérrimos, o lo que es lo mismo, compañeros de viaje del PP, una formación con cientos de casos de corrupción, pero que sus dirigentes consideran como casos aislados y no una trama organizada, que es lo que la lógica de los números impone. La justicia depende de si las siglas son AN o TS, o TC. No es ciega, es tuerta, y su ojo de Saurón siempre mira para el mismo lado a la hora de juzgar a unos o a otros. Los medios de comunicación de masas abordan y seleccionan las noticias para tapar otras. La labor de gatekeeper, guardabarreras, de lo que es y no es interesante o noticia, se ha mancillado de una manera obscena, servil y aberrante, y se sigue haciendo justo en estos momentos en los que estoy escribiendo este post. Podría seguir horas y horas, pero en definitiva, estamos hablando de juego sucio. Muy sucio. Las cloacas del Estado, conspiraciones rusas y del creador de los wikileaks, Juncker alcoholizado y recibiendo premios y honores, mujeres bailando en una manifestación para la liberación de los presos con una bandera española, policías borrachos en panaderías o persiguiendo ciudadanos por las calles, unionistas catalanes venidos de toda España llenando calles pequeñas que son grandes portadas, y grandes manifestaciones con pequeños espacios en la prensa… todo esto son como pequeñas figuritas de un belén organizado para desviar atenciones, y fijar a los objetivos como culpables de todo: del paro, de la recesión, de la violencia machista, de la corrupción de otros partidos, de prácticamente todo. Jugar sucio tiene recompensa, porque jugar limpio significa que eres imbécil, y en este país de truhanes y golfos, el honesto es siempre el tonto del que se ríe todo el mundo. Jugar sucio ha sido el oficio de mucha gente en este país. Debemos prepararnos para las decepciones que vendrán, para lo vituperios que nos dedicarán, para las burlas a recibir, y para todo tipo de vejaciones. Pero tenemos ventaja, eso lo han hecho siempre, y hemos seguido nuestro camino sin que nos importe demasiado. Ahora hay que seguir, hay que aguantar, y no desfallecer. Juguemos sabiendo tienen ases en la manga, que no son honestos, que hacen trampas… Dicen que la mejor manera de evitar las trampas es saber de su existencia. Y sabemos que harán lo posible por desunirnos. Pueden dividir a los partidos, la política es divide y vencerás. Pero a nosotros, NO. La partida no ha hecho más que empezar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: